De lo que se trata este año es de que te recuperes, escorpio. Ha llegado la hora de deshacerte de la negatividad y de esa fachada de tío duro, para permitir que otros vean a tu verdadero yo, a tu yo más vulnerable.

Percy Freedman no está sufriendo. Por supuesto que no, quien lo haya dicho que lo retire. Lo que está es completamente seguro de que vender la casa de su tía recién fallecida y dejar atrás a los vecinos con los que ha vivido durante años, es la mejor decisión que podría tomar. Porque, ¿quién en su sano juicio conservaría una casa que huele a esos abrazos que nunca más volverá a sentir?

Nadie. Esa es la respuesta.

Pero los vecinos de su calle parecen creer que un poco de pintura y un cambio de muebles serían suficiente para hacer borrón y cuenta nueva. Todos quieren que Percy se quede.

Incluso su archienemigo, Callaghan Glover.

Especialmente su archienemigo, Callaghan Glover.

Así que, arrastrado a un juego bautizado como los Sherlock Gnomes, Percy termina pasando con sus vecinos mucho más tiempo del que considera aceptable y, entre esquivar todo tipo de pullas por parte de Cal y su creciente amistad con Gnómero9, Percy empieza a plantearse si lo de vender la casa no fue su pena hablando por él.

Pues ya sabes, escorpio: con un poco de paciencia, tu corazón roto podría ser cosa del pasado…

Comprar en Amazon